LA FAMILIA DE LA PUERTA SE AGRANDA





Los que nos conocéis sabéis que hace mucho tiempo que nos apetece contaros como vivimos los conciertos o incluso poder hacer alguna que otra reseña de nuevos lanzamientos. 

En diciembre y gracias a los chicos de Vita Imana conocí a Gema López, una profesional como la copa de un pino que ha escrito en algunos de los más importantes medios patrios.

Le propuse que se uniera a nuestra pequeña familia y para mi sorpresa me dijo que sí. 

Yo podría contaros muchas cosas de Gema pero prefiero que sea ella misma la que lo haga, así que a mi sólo me queda decir ... BIENVENIDA y espero que sea por mucho tiempo. 

Tenemos muchas más sorpresas y alguna que otra incorporación más pero eso será otro día. Por ahora os dejo con Gema.

LA SEÑORA… DEL METAL


Hace diez años por estas fechas me embarcaba en uno de los viajes más especiales de mi vida: los alemanes Axxis me invitaron a acompañarles en su autobús de gira por el territorio español. Barcelona, Lugo, Bilbao y Madrid siguiendo sus pasos como teloneros de Helloween y Gammaray en el Hellish Rock Tour, recogiendo las vivencias de miles de kilómetros, fotografiando cada momento.

Era aquella una época de vino (o, mejor dicho, cervezas) y rosas, en la que colaboraba con varios conocidos medios del metal y estaba al día en cuanto a lanzamientos, conciertos, grupos nobel… Rara era la semana que no estaba en un recital, una presentación de disco o un festival, cámara en mano, registrando el evento.Y, de repente, las circunstancias, los nuevos curros y, principalmente, la maternidad te paralizan y te convierten en una viejuna (suena como si me arrepintiese mil veces de haber tenido hijos; nada más lejos de la realidad). Una viejuna de esas que sólo hablan de lo buenísimos que son los discos de los 80, que sólo va a (pocos) conciertos de dinosaurios porque resulta que se van a separar y están en su gira de despedida… pero no. En definitiva, me había convertido en una señora… del metal, pero señora, al fin y al cabo.

Poco antes de Navidad la ganadora de la entrada doble al concierto de Vita Imana que sorteó este vuestro nocturno portal me invitó a ir con ella. ¡No los había oído en mi vida! Así que tocaba una actualización rápida vía Youtube.He de decir que personalmente no me gustaron un carajo, tiendo hacia estilos más melódicos, aunque objetivamente su trabajo es impecable y su directo atronador no deja indiferente. Además, la idea de los dos conciertos consecutivos con diferente repertorio me dejó impresionada. Una auténtica temeridad teniendo en cuenta los tiempos que corren.De aquella noche me quedé también con el arrojo de Ciconia, un grupo instrumental de metal progresivo que me ha calado hondo con su Winterize. Gracias a ellos empezó a picarme otra vez el gusanillo de volver a la carga y escuchar la savia fresca y renovada que corre por las ramas de nuestra cultura musical.A todo ello se sumó el que esa noche conociese al guardián de la Puerta, Elros, que entre cerveza y cerveza me invitó a formar parte de su familia del metal. Al principio me parecía una locura. “¡Pero si no tengo tiempo! ¡Pero si ya no conozco a nadie! ¡Pero si es que con los niños y el curro no lo voy a poder compaginar!”.Y, de repente, una voz interior empezó a cantarme unos versos eternos de Serrat: “Póngase usted un vestido viejo, y de reojo en el espejo vaya marcha atrás… señoooraaa”.Así que en esas estoy, dando la espalda a los dinosaurios que me cobran no menos de 80 euros por una entrada a un concierto del que sólo voy a recordar cabezas y pantallas de móvil. Me he arremangado las enaguas y me he puesto en modo loading…, cargando poco a poco una década de novedades que iré compartiendo con vosotros a través de esta plataforma y, quién sabe, algún día también a través de la radio. Si es que me da la vida y no fenezco en el intento.Seguro que no.

Comentarios

NUESTRAS REDES